La Visión

La visión es un conjunto de habilidades que nos sirve para identificar, interpretar y comprender lo que vemos y que se van desarrollando desde el momento del nacimiento junto al proceso de andar y al de hablar. Ver bien no sólo significa percibir de manera nítida los objetos a las diferentes distancias, para tener un sistema visual eficaz deben desarrollarse diferentes destrezas, tales como:

  • Agudeza Visual: es la habilidad que nos permite la discriminación fina de imágenes en visión de lejos y cerca
  • Motilidad Ocular:son movimientos oculares que hacemos al seguir con los ojos un objeto en movimiento de forma precisa o saber dirigirlos de un punto a otro también de manera rápida y precisa. Es imprescindible para tareas como la lectura y el deporte.
  • Cambio de Foco:es la capacidad que tiene el ojo enfocar a distintas distancias sin notar nubosidad momentánea.
  • Mantener el enfoque: esta habilidad es necesaria para las tareas prolongadas en visión de cerca.
  • Binocularidad:es la capacidad de coordinar y alinear los ojos para obtener una imagen única.
  • Estereopsis o percepción de profundidad: Es la habilidad que nos permite percibir imágenes en tres dimensiones y determinar las distancias entre diferentes objetos.
  • Mantener la atención: Es la habilidad que nos permite hacer fácilmente una tarea sin interferir en las funciones de otra.
  • Memoria Visual: es la capacidad para formar imágenes mentales, retenerlas y almacenarlas para utilizarlas en un futuro.
  • Integración visuo-motora:nos permite coordinar el movimiento ocular con el movimiento de las manos.
  • Visión espacial:reconocimiento visual del espacio y de las relaciones espacio-temporales.

_MG_7831.CR2En nuestra consulta de optometría realizamos un examen visual que consiste una serie de pruebas específicas que nos sirven para valorar todas estas habilidades que son cruciales para el correcto rendimiento visual y escolar. La mayor parte de lo que un niño aprende en el colegio le llega a través de su sistema visual, por tanto si encontramos cualquier alteración en estas capacidades se verá reducido su potencial académico. En este estudio determinamos cuales de estas destrezas no se han desarrollado de manera eficaz y necesitan un “nuevo proceso de aprendizaje”. Elaboraremos entonces un Plan de Terapia Visual individualizado para que la persona perciba, procese y comprenda de forma más eficaz la información visual.

¿Cómo se desarrolla la visión?

El desarrollo de la visión no se produce de forma aislada, sino que lo hace paralelamente al desarrollo motor del individuo. Por ejemplo, el bebé inicialmente prestará atención a los objetos cercanos (madre, padre, sus manos, biberón, …) y posteriormente, a medida que el desarrollo motor permita los movimientos por la habitación se fijará y buscará, objetos más lejanos. Además, le permitirá tener conciencia del espacio, su posición y de la relación espacial de los objetos.

Todas estas experiencias le van a permitir equilibrar su sistema de enfoque, coordinar y hacer precisos los movimientos oculares, adquirir la conciencia de la percepción espacial y que la interpretación de la información visual se produzca de forma correcta. Por eso, una de las tareas de los padres será permitir libertad en los movimientos y exploraciones que proporcionen, mediante los estímulos adecuados, la experiencia suficiente para la adquisición de conceptos básicos como las distancias, texturas, tamaños, formas, etc, fundamentales para aprendizajes posteriores y más complejos como son la escritura y la lectura. Cuando el individuo no ha “aprendido” a establecer las conexiones neurológicas de forma adecuada se van a producir alteraciones o déficits en el procesamiento de la información visual.

Texto: Ana Martínez Calvo